20 May

El Tribunal de Defensa de la Libre Competencia rechazó la demanda de Transportes Delfos Limitada (“Delfos”) en contra de SCL Terminal Aéreo de Santiago S.A. (“SCL”), Sociedad Administradora de Estacionamientos Maxximiza S.A. (“Maxximiza”) –subconcesionaria de la Vía Controlada- y Agencias Universales S.A. (“Agunsa”) –controladora de SCL- al concluir que no se acreditaron las acusaciones de Delfos en el mercado del transporte de pasajeros desde el Aeropuerto Internacional Arturo Merino Benítez de Santiago (el “Aeropuerto”).
Delfos demandó a SCL y Maxximiza por haber infringido el artículo 3 del D.L. N° 211, al haberse coordinado para aprovechar la posición dominante de SCL en el mercado relevante antes descrito. En primer lugar, acusó a ambas empresas de haber instaurado facilitadores en la zona restringida del Aeropuerto, para vocear y desviar la demanda de minibuses hacia otros medios de transporte y de haber eliminado los estacionamientos de minibuses para que Maxximiza pudiera disponer de ellos, discriminando a Delfos.
A través de una ampliación de su demanda, Delfos acusó a Agunsa de preparar y ejecutar a través de su controlada (SCL) conductas que tenían por objetivo perjudicar a Delfos. También acusó a SCL de haberla discriminado en el contrato de subconcesión de minibuses, al haberle entregado un counter adicional a una empresa de minibuses competidora de Delfos.
El Tribunal, luego de analizar la prueba aportada por las partes, concluyó que: (i) la Vía Controlada no se encontraba implementada a la fecha de la interposición de la demanda y que, de este modo, no era posible que los facilitadores realizaran sus funciones en la zona restringida; (ii) no se eliminaron los estacionamientos de minibuses, por lo que no se acreditó una discriminación entre empresas de minibuses u otros medios de transporte del mercado relevante; (iii) no existe evidencia de que SCL haya discriminado arbitrariamente a Delfos al entregar un counter adicional a un competidor; y (iv) no existe evidencia de que Agunsa haya preparado, programado y ejecutado una política para que SCL violara la normativa de manera constante y pertinaz.
Por todo lo anterior, el Tribunal determinó rechazar la demanda interpuesta por Delfos, con costas.

Sentencia 149 2016

Sidebar: