16 May

Presidente Enrique Vergara en su Cuenta Pública Anual:

TRABAJO DESARROLLADO Y DESAFÍOS PARA EL TDLC

SANTIAGO DE CHILE. LUNES 15 DE MAYO 2017. – Con un total de 156 sentencias dictadas correspondientes a procesos contenciosos, 50 Resoluciones respecto de consultas realizadas en diferentes materias, cuatro Instrucciones de Carácter General, 12 Informes encomendados por leyes especiales, 19 Proposiciones de Modificación Normativa y 13 Acuerdos Extrajudiciales, el Tribunal de Defensa de la Libre Competencia (TDLC) cumple 13 años de funcionamiento.

      Así lo dio a conocer el Presidente de la institución, Enrique Vergara Vial, en el contexto de la rendición de su Cuenta Pública Anual, ante diversas autoridades e invitados. En la ocasión, realizó un análisis de los avances del sistema de libre competencia en Chile, del trabajo realizado por la Institución que preside y los desafíos que enfrenta la institución que preside.

TRABAJO DESARROLLADO Respecto de los procesos contenciosos terminados por Sentencia durante el último año, el Presidente indicó que éstos presentaron una duración promedio de 559 días corridos, duración que es muy similar a la del año anterior (556 días). “En los últimos dos años la tramitación ha sido un 12% inferior al promedio del año que los antecedió, lo que empieza marcar algún grado de estabilidad”, destacó.
      Por su parte, en el caso de los asuntos sometidos al procedimiento no contencioso, el Ministro señaló que es más difícil sacar conclusiones por cuanto sólo se dictaron una resolución y una proposición normativa la que se incluyó para efectos estadísticos.

CASOS RECURRENTES Considerando las conductas que son objeto de estudio por parte del TDLC, el Ministro Vergara apuntó que la más considerable en términos porcentuales sigue siendo el abuso de posición dominante, “aunque ha aumentado claramente la importancia relativa de la colusión a partir de la reforma legal del año 2009, que introdujo la figura de la delación compensada y otorgó a la Fiscalía Nacional Económica (FNE) las denominadas facultades intrusivas”.
      Respecto del inicio de nuevos asuntos, la autoridad indicó que en el último año disminuyó un 22% el número de asuntos ingresados al Tribunal respecto del año anterior, habiendo ingresado sólo 14 causas, en circunstancias que el promedio histórico es de 35 asuntos al año. Finalmente, respecto de las reclamaciones de sentencias y resoluciones ante la Corte Suprema, del total de 156 sentencias dictadas por este Tribunal, 99 han sido reclamadas ante la Corte Suprema (un 63%). “De ellas, sólo 13 han sido revocadas. En este último período se observa que la proporción de sentencias reclamadas aumentó respecto del año anterior, pasando de un 75% a un 88% de las sentencias dictadas. Por otra parte, de las 50 resoluciones pronunciadas por este Tribunal desde que comenzó sus labores, 9 han sido reclamadas ante la Corte Suprema y, de ellas, 6 han sido confirmadas”, puntualizó.

DESAFÍOS Dentro de los próximos desafíos institucionales, el Presidente destacó el esfuerzo profesional que implicarán los cambios introducidos por la Ley N° 20.945. “La última reforma al Decreto Ley N° 211 incorpora importantes mejoras al sistema de libre competencia, las cuales conllevan significativos desafíos para sus autoridades, especialmente en lo relacionado a sanciones, operaciones de concentración e indemnización de perjuicios”, apuntó.
      Cabe señalar que dicha ley establece en relación a las sanciones, un nuevo monto de multa máxima aplicable y agrega dos nuevas circunstancias para su determinación -el efecto disuasivo y la capacidad económica del infractor. Asimismo, en casos de colusión, se establece como nueva sanción la de prohibir al infractor contratar con organismos públicos, así como la prohibición de adjudicarse cualquier concesión otorgada, por un plazo de 5 años. En lo relativo al nuevo sistema de control de operaciones de concentración, la ley reserva para el TDLC un rol menos preponderante que aquel que tenía, pero no por ello menos importante. Ahora el Tribunal deberá substanciar el procedimiento de revisión especial de aquellas operaciones que fueran prohibidas previamente por el Fiscal Nacional Económico (FNE). El desafío en esta materia será instituir un procedimiento eficiente, en el que el Tribunal pueda contar con los antecedentes necesarios para adoptar su decisión en un tiempo razonable. Por último, la competencia entregada por dicha al TDLC para conocer las acciones de indemnización de perjuicios es, a juicio del Presidente, la tarea que se presenta como la más compleja de acometer: “En primer lugar, porque se trata de una materia distinta a la infraccional. Determinar los daños causados por un hecho o acto es de suyo complejo, pero en esta sede puede serlo aún más”.
      Otros desafíos señalados por el Ministro Vergara guardan relación con la confidencialidad. “La creciente importancia y complejidad que ha ido adquiriendo la reserva de ciertos antecedentes que se acompañan en los procedimientos que se siguen ante este Tribunal, especialmente aquellos que tienen su origen en procesos de delación compensada ante la FNE, ha hecho necesario revisar los criterios establecidos en el Auto Acordado N° 15/2012. Los problemas prácticos que se han presentado en los últimos años han demostrado que es necesario ordenar la discusión de la confidencialidad o reserva por etapas”, indicó el Presidente.

Sidebar: