21 Sep

El Tribunal de Defensa de la Libre Competencia, en una decisión dividida, resolvió aprobar la operación de fusión anunciada entre LAN Airlines S.A. y TAM Linhas Aéreas S.A. (en adelante, LAN y TAM respectivamente), sometida a conocimiento de este Tribunal por consulta de la Corporación Nacional de Consumidores y Usuarios de Chile (CONADECUS), sujeta a las siguientes condiciones de mitigación: (i) intercambio de cuatro pares de slots diarios en el Aeropuerto de Guarullhos en Sao Paulo, de los que actualmente LAN o TAM sean titulares, con aquellas aerolíneas que tengan interés en iniciar o en incrementar servicios regulares de transporte aéreo en la ruta Santiago – Sao Paulo; (ii) extensión de los beneficios del Programa de Pasajero Frecuente de LATAM a pasajeros de una aerolínea interesada, por el plazo de 5 años y en los términos que el TDLC indica; (iii) suscribir acuerdos de interlínea en las rutas Santiago – Sao Paulo, Santiago – Río de Janeiro y/o Santiago – Asunción con aquellas aerolíneas interesadas que operen dichas rutas y que así se lo soliciten; (iv) no podrá aumentar la oferta mensual de asientos disponibles en los vuelos en la ruta Santiago – Sao Paulo, en el periodo que medie entre 15 minutos antes y 15 minutos después del itinerario de vuelo correspondiente a los slots intercambiados; (v) LAN deberá modificar su Plan de Autorregulación en los términos que se indican en la Resolución; (vi) deberán renunciar al menos a una de las dos alianzas globales en que a esa fecha participen LAN y TAM; (vii) eliminación y revisión de los acuerdos de código compartido con aerolíneas que no pertenecen a la misma alianza a que pertenezca LATAM, en las rutas y tramos intermedios que se indican; (viii) LAN deberá renunciar a cuatro frecuencias de 5ª libertad a Lima, para que sean adjudicadas a otra aerolínea chilena, y se restringe su partición en licitaciones de nuevas frecuencias; (ix) compromiso de manifestar su opinión favorable a la apertura unilateral de cielos para cabotaje en Chile por empresas aéreas de otros Estados, sin exigencias de reciprocidad; (x) compromiso de promover el crecimiento y la normal operación de los aeropuertos de Guarulhos (Sao Paulo) y Arturo Merino Benítez (Santiago), a fin de facilitar el acceso de otras aerolíneas; (xi) establecer condiciones de comercialización no exclusorias con Agencias de Viajes y distribuidores, no podrán dar incentivos ni comisiones en relación con metas porcentuales de su venta total u otras medidas equivalentes. Mientras no cumpla íntegramente con la condición (i) precedente, no podrán subir el precio de los pasajes aéreos para el transporte de pasajeros ni las tarifas de carga en las rutas Santiago – Sao Paulo y Santiago – Río de Janeiro, y deberán mantener: i) al menos 12 vuelos de ida y vuelta y sin escalas a la semana, operados directamente por LATAM en las rutas entre Chile y Estados Unidos y; ii) al menos 7 vuelos de ida y vuelta y sin escalas a la semana, operados directamente por LATAM en la rutas entre Chile y Europa. Finalmente, deberán contratar a un tercero independiente, que asesorará de la Fiscalía Nacional Económica en los términos que se indican en la Condición XV, para el adecuado monitoreo del cumplimiento las medidas y condiciones de mitigación que se indican.

La decisión de mayoría se acordó con la prevención del Ministro Sr. Menchaca, quien estuvo por aprobar la operación sin las condiciones establecidas sobre la renuncia de frecuencias a Lima y la prohibición de alzar las tarifas de carga, por considerar que no se relacionan con los efectos de la Operación materia de la consulta y que no fueron discutidas durante el proceso.

Votó en contra el Ministro Sr. Velozo, quien estuvo por rechazar la Operación por las siguientes consideraciones: (i) la concentración entre LAN y su competidor más cercano consolidará un operador dominante en Latinoamérica, fortaleciéndose además el poder de LAN en el mercado aéreo interno, con los diversos riesgos que ello implica para los usuarios chilenos; (ii) reducirá la posibilidad de una entrada oportuna y viable de compañías que desafíen a la empresa resultante de la fusión en el transporte aéreo de pasajeros entre Santiago y Brasil, resultando insuficientes las medidas de mitigación para revertir dicha situación; (iii) no es esperable que nuevas aerolíneas entren en competencia directa con la fusionada en la mayoría de las rutas desde y hacia Chile, dada la posición de Latam en el aeropuerto de Santiago, en el hub de Lima y en el hub de Sao Paulo; (iv) los actuales competidores de Lan dentro de Chile probablemente conectarán con LATAM para las conexiones internacionales de sus vuelos, lo que favorecerá relaciones de cooperación y no de rivalidad; (v) la empresa fusionada será capaz por sí misma de erigir nuevas barreras a la entrada y expansión de competidores, por medio de comportamientos estratégicos, con significativos incentivos para hacerlo; (vi) la consolidación de un duopolio regional puede incrementar los riesgos de conductas coordinadas entre las empresas integrantes del mismo tendientes a repartirse el mercado, con las consecuencias negativas para los consumidores chilenos que ello implica; (vii) este Ministro no considera prudente aprobar una fusión de esta magnitud mientras no se avance sustantivamente en la liberalización  de la industria en Sudamérica y considera que la fusión puede resultar perjudicial para tal desregulación; (viii) la empresas que pretenden fusionarse no han demostrado en el proceso de qué forma la Operación beneficia a los consumidores en el mercado de transporte de pasajeros nacional e internacional, ni de qué forma las eficiencias que pretenden alcanzar no serán un obstáculo para la competencia; (ix) los ahorros de costos o las ganancias de eficiencia productiva perseguidas por Lan podrían alcanzarse de una manera menos riesgosa para la competencia, ya sea fusionándose con otro actor sudamericano distinto de TAM o profundizando o ampliando sus acuerdos comerciales con otras aerolíneas que operan en la región; (x) el incremento sustancial del poder de mercado de Lan derivado de esta operación, no podrá ser controlado efectivamente por las autoridades de competencia chilenas. Todas estas razones lleva al Ministro disidente a concluir que la forma más costo–efectiva de preservar la competencia es no autorizar la fusión consultada.

Ver Resolución 37

Sidebar: